Primer plato

A limpiar frijoles

Limpiar frijoles es más que quitar las piedras. Una tarea tan sencilla es muestra de lo que se aprende en casa y de los sentidos que se tejen en su cocina

Eneyda Suñer Rivas

frijoles limpios

Fotografía: Juan Carlos Núñez Bustillos

Aprendí a limpiar frijoles por tradición oral, son de esas cosas que se aprenden en casa y cuyas razones y sentidos se tejen en la cocina, al lado del fogón o de la estufa.

No me enseñó mi mamá, ella trabajaba todo el día. En casa siempre había una muchacha que la ayudara con el quehacer: yo era la mayor, la única mujer y la más preguntona en la cocina. Recuerdo que alguna de las muchachas, con tal de cuidarme y hacer su quehacer al mismo tiempo, me sentó y me dijo: “Ayúdame  a limpiar los frijoles”, tendría yo uno 5 o 6 años; lo primero que aprendí era que había que separarlos de las piedritas, me asombré de descubrir que en los frijoles puede haber piedras igual o más grandes que un frijol, y muy duras como buenas piedras.

-¡No! ¡No! Tienes que sacarle todas las piedras hasta las más chiquitas, porque si no cuando los coma uno, se pueden romper los dientes.

-¿Por qué los frijoles tiene piedras?

-Porque cuando los sacan de las vainas no lo hacen con cuidado se les caen y los recogen a la carrera de la tierra con todo y todo.

-¿Qué es una vaina?

-Es algo como esto: (y me enseñaron un ejote)

-¿Los ejotes tienen frijoles adentro?

-No, -me decía la muchacha (seguramente de familia campesina, pues sabía de lo que hablaba)— pero si los tocas te das cuenta de que tienen como bolitas, así vienen también los frijoles, envueltos en esto que se llama “vaina”, la abren y se sacan los frijoles.

-¿Por qué los frijoles no son verdes si la vaina es verde?

frijoles limpios2

Fotografía: Juan Carlos Núñez Bustillos

-¡No, tontita! Para poder cosechar el frijol la vaina se tiene que secar y entonces ya no es verde, cuando se pone seca la vaina se sacan muy fácil los frijolitos.

En otro momento, con otra muchacha:

-¿Por qué quitas los frijoles que están rotos si saben igual que los que están completos?

-Porque no están “rotos” está “roidos”, los que están a la mitad si los pongo ¿ves? Pero los que están “roidos” no, porque los insectos y los ratones los “ruñeron” y tú no quieres comer algo que anduvo en el hocico de un ratón ¿verdad?

-¡Guácala! Te ayudo a sacar todos los “roidos”

En otro momento con otra muchacha:

-¿Por qué sacas también eso frijoles si no están “roídos”?

-Porque están descoloridos y eso significa que están viejos.

-¿Sacamos también éste que está blanco y este que está negro?

-No, esos no están viejos, no están descoloridos, sólo son de otro color, a veces se mezclan diferentes clases de frijoles, pero no pasa nada.

Ahora, más de 40 años después me sigo repitiendo las mismas palabras cuando limpio los frijoles: “hay que sacar las piedras porque se rompen los dientes, hay que sacar los que están roídos porque algún animal los masticó, hay que sacar los descoloridos porque están viejos, se pueden quedar los que son de otra especie (que siempre son unos 3 o 4 por kilo)”.

Y me pregunto ¿De quién heredé esa sabiduría de los frijoles? ¿Quién enseñó esas mujeres a limpiar los frijoles? ¿Desde hace cuántas generaciones limpiamos frijoles en estas tierras? ¿Sabrán en otras culturas cómo se deben limpiar los frijoles?

También podría gustarle

3 Comentarios

  • Responder
    Victoria
    27 noviembre, 2015 en 3:13 pm

    Eneyda, yo también limpié frijoles; mi mamá me enseñó. Sin embargo, cuando llegué a EEUU y quise hacer lo mismo alguien se rió de mí y me dijo, “Aquí no los tienes que limpiar”. Y en efecto. Podrás encontrar una piedrita, pero jamás en las cantidades en las que las encuentras en el frijol mexicano. Y los “roídos” ni de chiste. Ya les contaré a mis hijos alguna vez tu historia.

  • Responder
    Eneyda
    28 noviembre, 2015 en 10:22 pm

    ¡Hola Victoria! ¡Gracias por tu comentario! cuéntales la historia, y pásales tus recetas, que no se pierdan nuestros sabores por aquellas tierras ¡saludos!

  • Responder
    Juan Carlos Núñez Bustillos
    30 noviembre, 2015 en 9:43 pm

    Muchas gracias Victoria y Eneyda por el comentario y por la respuesta. Jaliscocina quiere ser un espacio de encuentro entre quienes disfrutamos y valoramos la dimensión cultural de la cocina. Por acá nos seguimos encontrando. Saludos

  • Dejar una respuesta