Recetario

Ceviche de coliflor al llegar al cincuentenario

“¡Jamás estuve a dieta! Escuché las palabras de la doctora como una sentencia. Ahora descubro las verduras de un modo distinto”

Eneyda Suñer

Foto: Juan Carlos Núñez B.

He llegado a mis primeros 50 años de vida sin una buena preparación para lo que se me venía encima, supongo que nadie puede preparar mejor para vivir, que la vida misma. Ya tenía yo dos años yendo y viniendo entre doctores sin que terminaran de detectar con exactitud mi problema de salud.

Afortunadamente fue sólo una alergia y nada más grave, desafortunadamente, esta alergia es digestiva y me fuerza a llevar una dieta muy estricta: NADA que contenga, gluten, lácteos ni grasa. Escuché las palabras de la doctora como quién escucha una sentencia a cadena perpetua.

¡Jamás en la vida he estado a dieta! Y no porque no la necesitara, sino porque yo era de esas personas que, con sólo pensar en la palabra “dieta”, sentía más hambre y antojos que nunca.

Sin embargo, después de dos años con un cuerpo que me resultaba extraño, al que ya desconocía y que no sentía como mío, decidí seguir a pie de la letra la dieta, para intentar, literalmente RECUPERAR ME, volver a tenerme, sentir mi cuerpo como eso, como mío; y no como un enemigo que me traicionaría en cualquier momento.

Fotografía: Ricardo Ramírez

En un principio pensé que me la pasaría comiendo aburridas verduras al vapor o ensaladas de frutas, pero con el tiempo voy descubriendo que no es así. También estoy aprendiendo que se puede comer más sano y mejor sólo con un poco de esfuerzo más, y que las excusas que yo me daba, de falta de tiempo y exceso de trabajo para cocinar más sanamente, eran sólo eso, excusas.

Ahora me siento como exploradora de un nuevo mundo, el mundo de las especias, las leguminosas y los sabores de las frutas y las verduras cocinadas de un modo distinto al cotidiano. Tal vez esta humilde exploradora, sólo esté descubriendo el “hilo negro” de lo que muchos ya saben, pero de todas maneras, les comparto con gusto una deliciosa receta de ceviche de coliflor que es ahora parte de mi nueva vida gastronómica:

 

IngredientesExtrasPreparación
  • 1 coliflor de mediano tamaño, completa y desinfectada.
  • 1 zanahoria grande bien lavada, y rallada.
  • 1 pepino grande o tres pepinos chicos cortados en trozos pequeños
  • 1 cebolla mediana blanca o 1 morada grande (la morada es de sabor más suave) bien picadita
  • 2 jitomates saladet bien lavados y cortados en cubitos o 10 tomates cherry, partidos por la mitad.
  • 1 mango Ataulfo o de Manila grande, maduro y firme al tacto, cortado en trozos pequeños.
  • 6 0 7 limones chicos o 5 limones grandes.
  • Sal (de preferencia de grano), pimienta y salsa inglesa al gusto.

Tostadas, aguacate, cátsup y/o salsa picante al gusto

Se utilizarán sólo las partes blancas de la coliflor, éstas se pasan por el procesador de comida para que queden trozos muy finos. Se pone la coliflor junto con la cebolla en un traste de plástico o vidrio, se le exprimen los limones y se revuelve todo muy bien, se tapa y guarda en el refrigerador donde se deja marinar toda la noche.

Al día siguiente se le agregan los ingredientes restantes (al menos unas dos horas antes de comer), excepto los extras.

A la hora de servir se puede extender nuestro ceviche en las tostadas, y decorarlo con rodajas de aguacate y agregarle cátsup y/o salsa picante al gusto.

Yo preparo esto el fin de semana y en la semana lo llevo al trabajo para la hora de la comida con las tostadas aparte. Como rinde mucho, unos días es mi plato principal y otros días lo uso como acompañante de una carne asada y, si decide agregarle un buen caldo de pollo desgrasado con un poco de pollo desmenuzado, sólo omita el pepino, agréguele una ramita de menta, dele un hervor y tendrá una deliciosa sopa calientita.

¡Buen provecho!

 

 

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta