Recetario

Chinchayotes con miel

La raíz del chayote se disfruta comúnmente en forma de “tortitas”. La lectora Rocío Muñoz nos comparte una manera dulce de saborearlo

Juan Carlos Núñez

Foto: Juan Carlos Núñez Bustillos.

Luego de que publicáramos en Jaliscocina el artículo titulado “Chinchayote, de la raíz a la mesa”, nos escribió Rocío Muñoz para decirnos que este tubérculo también se puede disfrutar con miel.

Nos contó que su mamá, Juanita Vargas, originaria de Tepic, Nayarit, lo prepara simplemente así: “Solo, cocido y bañado con miel de abeja.

“Este platillo me transporta a mi casa, a los sabores de la comida casera”, dice Rocío y añade que queda: ¡Riquísimo!

Tiene toda la razón. Ya lo probamos y es también delicioso.

La receta es muy simple: lavar el chinchayote, cocerlo, pelarlo, rebanarlo y cubrirlo con miel de abeja. Es todo.

La clave, como todo en la cocina, está en la calidad de los ingredientes y el cuidado del proceso.

Hay que buscar un chinchayote que no esté reseco ni fibroso, para cocerlo con cuidado de manera que no se pase y quede aguado. De preferencia hay que comerlo recién hecho, pues aunque se puede guardar en el refrigerador pierde con el tiempo consistencia, sabor y blancura.

Una miel pura es el complemento. Nosotros utilizamos una que elabora un apicultor local en la barranca de Huentitán.

Este sencillo y delicioso plato puede ser el postre de una comida o una cena.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta