Recetario

Jocoque ranchero con chile de árbol

Una buena tortilla bien dorada, sal de grano y un chile quemadito directamente sobre la flama, convierten este sencillo producto en una delicia

Juan Carlos Núñez Bustillos

Foto: Juan Carlos Núñez Bustillos

Más que una receta, esta es una deliciosa forma de saborear el jocoque al estilo ranchero. Afortunadamente las grandes cadenas de supermercados no han podido acabar con las cremerías de los mercados y barrios de Guadalajara y otras poblaciones de Jalisco en donde se puede conseguir diversos lácteos de excelente manufactura, entre ellos los sabrosos jocoques.

Los hay grumosos o tersos, más líquidos o más cremosos. Se encuentran los recién hechos y los “maduritos”. Hay para los diversos gustos. Si no le gusta muy grumoso es muy fácil. Basta batirlo a mano con un molinillo, en una licuadora o con un procesador.

Prepararlo al estilo ranchero es muy fácil. Vierta la cantidad que quiera en un recipiente. Elija un buen chile de árbol. Ya sabemos que los de Yahualica son especialmente sabrosos y picantes.

Con unas pinzas de metal o de madera y llévelo directamente a la flama de la estufa. En un instante se “incendiará”. Bastan unos pocos segundos para que el chile esté en llamas. Retírelo pronto del fuego con suave soplo, sin saliva. Quedará bastante tostado, quemadito. No se asuste si está negro.

Con las mismas pinzas póngalo sobre el plato con el jocoque sin tocarlo y con unas tijeras de cocina córtelo en pequeños trozos. Si no le gustan las semillas, puede quitarlas antes. Añada sal de grano.

Se acompaña con tortillas, de preferencia de nixtamal y recién hechas. Pueden ser blanditas. Incluso se puede “cucharear” el jocoque con trozos de la tortilla. También es riquísima si se calienta directamente sobre la flama hasta que quede quemadita o dorarla a fuego lento sobre un comal.

Es buena opción como desayuno o cena, o como acompañamiento de una comida.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta