El Caldero

La tradición cuaresmal

Con este texto comenzamos la publicación de los artículos de Rafael del Barco. “Lo mejor para cumplir con los preceptos será invitar a comer al prójimo”, dice

Rafael del Barco

Tortitas de papa. Foto: J.C. Núñez

Ahora que la Iglesia católica ha relajado el cumplimiento, por parte de los fieles, de las leyes respecto del ayuno y la abstinencia de carnes (cosa que llamamos “vigilia” en romance mexicano), los platillos tradicionales de la Cuaresma corren el riesgo de ser olvidados, suplantados por cualquier bistec o hamburguesa, pues ya no se comete falta grave si se come carne.

Al parecer, nada ha cambiado entre los restauranteros y demás personas dedicadas a dar de comer a la gente por un cierto precio, pues los menús especiales de Cuaresma se ven por todas partes y algunos establecimientos cierran los viernes para no ser partícipes de alguna violación a las leyes eclesiales.

De acuerdo con la nueva actitud (digo nueva, pero se ha dado en los últimos años) el año litúrgico tiene solamente dos días con ayuno y abstinencia de carnes. Uno es el miércoles de ceniza; el segundo ocurre 45 días después, el Viernes Santo. Y eso es todo más la “vigilia” de los viernes de Cuaresma. Ningún otro día del año está señalado por la iglesia católica con estas limitaciones de comer especialmente.

Las razones para ser más laxos en la observancia de la ley son lógicas y sensatas y van desde la que señala el refrán de “Cuando el pobre tiene para carne es vigilia” a la actitud tan común de “comeremos langosta thermidor porque no se puede comer carne, es vigilia”, lo que no corresponde al espíritu de la regla, obviamente.

“No se trata de dejar de comer carne, sino de dejar de comer prójimo”, dice una frase en el misal semanal y Mercedes, mi esposa, lo aplaude porque significa que nos aproximamos a entender el fondo de las cosas, no la letra y agrega algo que considero muy pertinente: “Lo mejor para cumplir con los preceptos será invitar a comer al prójimo y por guardar las tradiciones, hacerle los guisos que mejor van con la temporada”. Provecho.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta