Cancionero Culinario

Música inspirada por la comida

Hay canciones que hacen homenajes a cocineras, ingredientes y platillos, en los más diversos géneros y para todos los gustos

Marisa Núñez / El Paso

Foto: Marisa Núñez

La comida ha sido también inspiración para compositores y músicos. Aquí mismo en esta página podrás encontrar algunos ejemplos en la sección el Cancionero Culinario.

Hay muchos temas musicales relacionados a la comida y en prácticamente todos los géneros: rock, música tradicional, canciones cómicas, tropicales, pop, de todo.

Hay canciones que van desde homenajes a cocineras, ingredientes y platillos, hasta burlas de lo mismo o piezas que solo mencionan platos o productos porque riman o nada más porque sí, como la famosísima “Sopa de Caracol” o “Mondongo” (menudo) del grupo nicaragüense La Cuneta Son Machín que les valió una nominación a un Grammy Latino en 2016. Es una canción que mezcla la música tradicional con el rock alternativo y entre los jóvenes tiene mucha aceptación.

Hay algunas que intentan el doble sentido como “el pollito con papás” o la “Mayonesa” y las metáforas con comida también son un recurso recurrente para escribir canciones como decir la boca de fresa, tus ojos de miel, piel canela o el corazón de melón. Julieta Venegas te quiere “con limón y sal”.

Hay canciones como las de nuestro querido Paco Padilla, cantautor oriundo de Tlaquepaque, en las que habla de la gran variedad de fruta y de pan que podemos disfrutar en nuestra región. Le canta también a la cola de las tortillas.

Pancho Madrigal. Foto: Juan Carlos Núñez

Pancho Madrigal se inspira en los antojitos del barrio del Santuario, específicamente en los famosos Tamales de Chonita, para hacer una historia criminal en uno de sus famosos Corridos Pendencieros.

Chava Flores, por su lado utiliza la gran variedad de tacos para hacer su canción “La Taquiza”.

El mole ha sido inspiración para otros autores. “La cumbia del mole” interpretada por Lila Downs hace un homenaje a este platillo y su manera de prepararlo, mientras que Virulo, el cómico cubano se pregunta cómo es que a unas monjas se les ocurrió mezclar el chile y el chocolate (escúchalo aquí).

La música tradicional mexicana cuenta con variedad de canciones en donde algunas frutas e ingredientes son los protagonistas o por lo menos parte importante de la canción. ¿Quién no conoce a “una mexicana que frutas vendía” o la famosa frase de “me he de comer esa tuna”? ¿Quién no ha cantado la ronda infantil “naranja dulce, limón partido…”? Pedro Infante cantaba en su papel de enamorado y de macho mexicano que quería ver a la mujer “torteando la masa y apurando el frijol con huazontle…”. “El Limoncito” es una canción del siglo pasado que cantaban los abuelos.

Hay canciones que narran problemas sociales “Somos Hijos del Maíz” de Luis Enrique Mejía Godoy, cantautor nicaragüense, que la compuso cuando por el bloqueo económico el país se quedó sin trigo. Había que reivindicar al maíz como el alimento del pueblo. Su hermano Carlos Mejía Godoy compuso “La Fritanga” en la que enlista los antojos que se comen en ese país.  El extraordinario Juan Luis Guerra, por su parte, canta “Ojalá que llueva Café” pidiendo cosecha abundante para las comunidades más pobres de su país.

Alberto Escobar. Foto: Juan Carlos Núñez

Hay música inspirada no solo en platillos o ingredientes, sino en quienes lo preparan. En esta categoría encontramos de Paco Padilla a “Juan El Panadero”, de Alberto Escobar a “Don Martín El Paletero”, de Guillermo Anderson una canción dedicada a las mujeres cocineras de la calle llamada “La fuerza que tenés”. Anderson también canta la lista de antojitos hondureños en El Encarguito.

Desde Cuba, “Olga la tamalera” nos ofrece tamales con o sin picante, entre muchas otras. La música de películas que tienen que ver con comida de alguna manera se inspira no sólo en la escena o personaje sino en la propia comida.

Destacan las canciones para niños, habíamos mencionado “La naranja dulce, limón partido”, está también la famosa ronda “Arroz con Leche”, “El Rey de Chocolate”, “El Papá Elefante” de Cri Cri, entre muchas otras.

Hay también canciones para enseñar a los niños a comer sano. Luis Pescetti, cantante argentino, les dice a los niños que la comida tiene en su nombre un máximo de cuatro sílabas y que más de eso ya no es alimento, son químicos y es malo consumirlos, enseña a los niños a leer las etiquetas de los alimentos a través de su canción “Con esa cara de pescado”.

El grupo de rock para niños Patita de Perro enseña a los niños a preparar una torta con todos lo que puedan encontrar en el refrigerador. Casi en todos los países se encuentra alguna canción local para niños que educa sobre el comer verduras y modales y etiqueta a la hora de comer.  A todos algún día nos dijeron que nos parecíamos al niño que no le gustaba la leche, el de la famosa canción de Cri Cri.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta