Primer plato

Tacos jaliscienses en Los Ángeles, California

Santiaguito de Velázquez es una poblaciónn cercana a Arandas, Jalisco. Unos 200 taqueros de ese lugar han conquistado Los Ángeles

Victoria Infante / Los Ángeles, California

Los taqueros de Santiaguito de Velázquez, Jalisco, tienen calidad de exportación. Y garantizada. Basta darse una vuelta por el Este de Los Ángeles, un área densamente poblada por latinos, y ubicada muy cerca del centro angelino, para constatarlo.

Tacos El Pecas, en Los Ángeles. Foto: Victoria Infante

Tacos El Pecas, en Los Ángeles. Foto: Victoria Infante

Los puestos de tacos se encuentran casi en cada esquina y las posibilidades de que sus dueños sean Santiaguito son muy altas.

“Yo diría que 80 por ciento de los taqueros somos de ahí”, dijo Jesús Barajas, administrador de El Pecas, una lonchera –como le dicen por acá a los camiones que tienen una cocina integrada y que se instalan cada noche en algún punto de la zona–, que cada día atiende a cientos de clientes en la intersección de las calles Séptima y Soto.

A don Jesús le consta porque donde compra la carne coincide con muchos de los taqueros del área que le dicen que son de Arandas, pero que, cuando le rasca tantito, le aclaran que son de donde mismo que él, de Santiaguito.

“Pues sí, es que como nadie conoce el rancho, pues es más fácil decir que uno es de Arandas [Jalisco]”, explicó.

Taqueros jaliscienses. Foto: Victoria Infante.

Taqueros jaliscienses. Foto: Victoria Infante.

De ganadero a taquero

Cuenta la leyenda que un hombre de apellido Velázquez, descendiente de los Velázquez que fundaron Santiaguito –de ahí el nombre del rancho-, emigró a Ciudad de México a principios del siglo pasado. Como no sabía hacer nada, puesto que en su comunidad se dedicaba a la crianza de ganado, entró a trabajar a una taquería. Luego de que aprendió el negocio puso su propio puesto. Después se empezó a llevar a gente de su rancho a trabajar con él y estos muchachos a su vez comenzaron a abrir taquerías no solo en el Distrito Federal, sino a cualquier parte a donde emigraron. Muchos de ellos se vinieron a Los Ángeles.

“Yo diría que somos más de 200 taqueros de Santiaguito [en el Este de Los Ángeles]”, dijo don Jesús.

Y de estos, El Pecas, llamado así en honor al dueño del puesto, yerno de don Jesús, es una de las taquerías más afamadas y concurridas.

Como en Jalisco

Al estilo Jalisco. Foto: Victoria Infante.

Al estilo Jalisco. Foto: Victoria Infante.

El menú incluye tacos de los más populares, como asada, suadero, cabeza, lengua, tripas y al pastor. El toque especial lo dan las cebollas guisadas y los jalapeños a la plancha (pero se tienen que pedir, porque no vienen incluidos en las órdenes).

Esto es lo más parecido a los tacos callejeros que se comen en cualquier puestito de Jalisco, no solo por el sazón, sino por la manera de ordenarlos y comerlos. No hay sillas, no hay mesas y tampoco mucho estacionamiento.

Para los que están familiarizados con las taquerías mexicanas no es ninguna novedad, pero sí para uno que otro gringo desprevenido que no tendrá más remedio que usar el cofre de su auto a manera de mesa.

Y como dice cualquier taquero que se jacte de serlo, el secreto del éxito de esta comida está en la salsa.

“Si le dan tortilla caliente y carne caliente con una salsa fría y sin sabor, ahí se acabó el taco”, sentenció don Jesús.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta