El banquetazo

Corundas y empanadas purépechas

Oriunda de Zicuicho, Michoacán, Martha Iris prepara en Guadalajara estos tradicionales tamales elaborados con ceniza

Juan Carlos Núñez Bustillos

Corunda michoacana. Foto: Juan C. Núñez.

Si usted vive en Guadalajara y añora unas buenas corundas michoacanas, le tenemos una buena noticia. Afortunadamente hay en la capital de Jalisco algunos lugares donde se pueden conseguir. Las que le recomendamos hoy son auténticas y guardan el tradicional sabor de la comida purépecha.

Las prepara la familia de Martha Iris Hernández González, oriunda de Zicuicho, Michoacán, una pequeña comunidad de población preponderantemente indígena del municipio de Los Reyes. Desde hace años, esta cocinera migró a Guadalajara.

Martha Iris con sus empandas y doraditas. Foto: J.C. Núñez.

“Tenemos como ocho años vendiendo aquí corundas”, estos tamales en cuyo proceso de elaboración se utiliza ceniza. Explica que elabora este típico platillo michoacano a la vieja usanza. “Seguimos la tradición, los hacemos igual que mis abuelas y mi mamá. Dejamos la masa martajadita, no muy molida. Para esponjarlos no necesitamos polvos comerciales, lo que usamos son cáscaras de tomate y la ceniza es de leña de encino”.

Además de las corundas, preparan empanadas purépechas, unos sabrosos panes dulces que pueden ir rellenos de calabaza en tacha, chilacayote, crema o coco. También elaboran doraditas, un pan dulce tipo galleta.

Doña Marta Iris vende sus productos los sábados y domingos junto al templo de la colonia 12 de diciembre, en Zapopan. Se le pueden hacer pedidos al teléfono 333 390 16 33.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta