Letras humeantes

Letras humeantes 23

“Aromatizada por el café recordó citas formales de sus tantos admiradores que no le llenaron las pláticas”

Elba Castro

Charco. Foto: Juan Carlos Núñez

La lluvia erizaba sus recuerdos.

Ella, anidaba la brisa de sus ojos

en una servilleta.

El café era el suspiro de la tarde

que desfallecía en el asfalto.

El paso de los coches

musicalizaba su memoria,

así corría el río de sus años.

Aromatizada por el café

recordó citas formales

de sus tantos admiradores

que no le llenaron las pláticas

pero gustaba de  los sorbos de palabras,

la aquietaban.

Suspiró, y bebió más de sus recuerdos.

Abrazada a su compañía

comprobó que nunca, nunca

ha estado sola.

 

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta