Recetario

La piña del arquitecto

Con un par de ingredientes y un buen cuchillo, una sencilla piña se puede convertir en muy rica y vistosa botana

Juan Carlos Núñez Bustillos

piña arqui jcn1

Foto: Juan Carlos Núñez B.

No sé cómo aprendió a hacerla, de dónde sacó la receta o si fue invento de él. Lo cierto es que cuando mi papá quería elaborar alguna botana especial, preparaba esta piña que es muy sabrosa y muy lucidora. En las comidas navideñas los parientes esperaban los platones con estas frescas frutas.

Es muy fácil de hacer, pero se requiere de una buena habilidad con el cuchillo porque hay que cortar la piña a lo largo incluyendo la corona, de manera que quede a la mitad. Después hay que sacar la pulpa y dejar solamente el cuenco formado por la cáscara.

A mi padre, que como buen arquitecto tenía un gran sentido de las proporciones y una espléndida habilidad manual, le quedaban las piñas cortadas exactamente a la mitad y, casi perfectos, del mismo tamaño, los cuadritos de piña.

A mí me queda todo más chueco, pero igual de rico.

IngredientesProcedimientoPresentación
  • Una piña madura
  • Media cebolla
  • Chiles serranos crudos (al gusto)
  • Sal de grano

Se elige una piña madura, en su punto. (Si se pasa de madura la pulpa es muy aguada y eso impide que se pueda cortar bien los cubitos). Se corta por mitad, a lo largo, incluyendo la corona. Hay que cuidar que el corte sea parejo.

Con mucho cuidado se saca la pulpa con ayuda de un cuchillo buscando que queden trozos más o menos grandes y regulares que después se cortarán en pequeños cubos de aproximadamente centímetro y medio. Se colocan en un tazón.

Se pica muy finamente la cebolla y los chiles verdes para mezclarlos con la piña. Se sazona con sal de grano.

 Los cubos de la fruta, con la cebolla y los chiles, se devuelven a los cuencos formados por las cáscaras de la piña. Se clavan algunos palillos de dientes para que los comensales puedan tomarlos. Se acompañan con un buen tequila.

 

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta