Primer plato Recetario

Lonches bañados a la texana

Esta delicia tapatía sorprende a los extranjeros y reconforta a los paisanos en EU. Aquí, una receta que se puede preparar allá

Marisa Núñez / El Paso

Lo primero que viene a la mente cuando uno piensa en comida jalisciense son las famosas tortas ahogadas, la birria, el pozole, los sopes, las flautas.  Sin embargo existen otros platillos tan tapatíos como los mencionados, pero a los que poco se les identifica como tales.  El platillo que les presento hoy  pertenece a esta categoría y se trata de los llamados “lonches bañados”.

bañado

Para los que no son oriundos del lugar, les aclaro que en Jalisco le llamamos lonche a lo que en otros lugares llaman torta. Es una especie de emparedado y se puede decir que  es una variante de las famosas tortas ahogadas ya que consiste en una torta bañada con una salsa de jitomate  pero que no pica. Solo los tapatíos podemos distinguir entre una torta ahogada y un lonche bañado a simple vista.

Todo tapatío en el extranjero, cada vez que viaja a su tierra incluye en su tour gastronómico una visita a cualquiera de los más afamados establecimientos en donde ofrecen este tipo de lonches o bien, en casa se los preparan como un plato especial para complacer y satisfacer el antojo.

bolillo02Casi en cualquier hogar tapatío estos lonches se han preparado por lo menos alguna vez, a veces es platillo de cumpleaños y bien puede servirse a la hora de la comida o de la cena. Eso sí, cada familia tiene su propia receta y cada una es distinta aunque cada quien asegura tener la original, la del restaurante Gema que en los años sesentas lo ofreció por primera vez y que los hizo famosos. De ahí también su nombre.

El pan siempre será el llamado bolillo y el relleno generalmente es de lomo de cerdo, aunque se puede rellenar casi de cualquier cosa. Por ejemplo, panela, tocino y jamón con queso.

bolillo01

 

Lo más difícil de encontrar por aquí en Texas, es el pan. El bolillo que venden resulta ser muy aguado y a la hora de bañarlo se deshace. Hay que buscar un pan con una costra más dura. En esta ocasión encontré un pan tipo artesanal que ahora venden casi en cualquier supermercado, sin embargo, la forma de pan para lonche tipo bolillo no siempre está disponible.  Este pan francés lo compré en una tienda de esas enormes en donde todo lo venden en grandes cantidades y para la cual se necesita membresía.  Es el mejor pan que he encontrado hasta ahora para hacer cualquier tipo de lonche. El pan baguette podría funcionar pero es muy delgadito por lo tanto queda descartado.

salsa

Como decía, hay prácticamente una receta por hogar para preparar la salsa, algunas personas le ponen un poco de canela,  otras comino y  jengibre y hay incluso quien utiliza la salsa de tomate o cátsup.  Las variantes son muchas, sin embargo, los ingredientes principales siempre son los de la base que consiste en jitomates, puré de tomate y  chiles chipotles. De ahí cada quien aumenta cuantos ingredientes quiera.

 

 

 

Mi receta es muy sencilla y básica. La verdad, pienso que no necesita nada más.

IngredientesModo de hacerseModo de comerse (porque también tiene su chiste)

Pan:

  • Sirve 6 lonches, 1 pan por lonche

Carne

  • 1 kg. de lomo o pierna de puerco. Aquí en Texas pork loin o pork shoulder
  • 1 diente de ajo
  • 1 cuarto de una cebolla
  • 2 hojas de laurel

Salsa:

  • 4 jitomates Roma
  • 1 lata de puré de tomate
  • 2 chiles chipotle de lata (o al gusto)
  • 2 tazas de caldo donde se coció la carne o agua y dos cucharadas soperas de consomé en polvo
  • Sal
  • Pimienta
  • Orégano

Aderezo:

  • ½ taza de mayonesa
  • ½ taza de crema mexicana (hay gran variedad de marcas en los supermercados y en las tiendas llamadas tiendas “latinas”)
  • 4 cucharadas de mostaza.

Cocer la carne con el ajo, cebolla, laurel y sal. Puede ser en la olla de presión, en la de cocimiento lento o en una normal. Una vez cocida, rebanarla si se trata de lomo o desmenuzarla si es la pierna.

Hacer la salsa poniendo a cocer los jitomates en un poco de agua. Cuando estén listos quitar la piel y molerlos en la licuadora junto con el puré de tomate, los chiles chipotles, el caldo donde se coció la carne, sal o consomé en polvo, orégano y pimienta. Después de la licuadora, pasar la salsa a una olla sopera en donde se calentará y rectificará la sazón. Debe quedar una salsa como si fuera una sopa, no espesa. Aparte se mezclan la mayonesa, crema y mostaza.

Los panes se parten por mitad, se embarran con la mezcla de mayonesa, se rellenan con la carne y se meten al horno a calentar de 5 a 10 minutos. Se ponen en un plato hondo y si se quiere se puede agregar jitomate rebanado, cebolla, aguacate, chiles jalapeños encurtidos. Esto es según el gusto de cada quien. Se bañan con abundante salsa y se pone un poco más de la mezcla de crema encima.

Comerlos es todo un arte. Solo los tapatíos aceptamos eso de embarrarse las manos y los cachetes como si fuéramos bebés comiendo la papilla. Sabemos que así será, lo aceptamos y nos preparamos con medio paquete de servilletas, porque hay que estarse limpiando constantemente, eso de dejarlo hasta el final es de mal gusto.

No hay de otra, quien quiera disfrutar de este delicioso platillo tendrá que aceptar la regla del juego. No se come con tenedor y cuchillo, ni con la cuchara con la que se sirve. Ésta es para bañar el lonche cuantas veces sea necesario con la salsa que hay en el plato. Frecuentemente hay que agregar más salsa ya que el pan la absorbe. Hay quien intenta comerlas con una especie de pinza que hace con dos cucharas y el lonche en medio. Pero no, al final todos desisten de su maravillosa creatividad y terminan comiéndolo con las manos, como debe de ser.

Cuando ofrezco estos lonches, los comensales me quedan viendo como preguntando si en verdad es así como se come, y a pesar de mi rotundo “sí”, ellos intentan hacer uso de todos las herramientas que estén a su alcance. Finalmente aceptan que yo tenía la razón. Y aunque no les gusta esta parte de embarrarse terminan por decir que vale mucho la pena a cambio del manjar que acaban de comer.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta