Una pizca de azafrán

La culpa es de las nueces de Tepec

El poblado del sur de Jalisco es famoso por sus nueces con las que se prepara esta crema, ¡una suculencia, para exigentes paladares!

Yolanda Zamora

Por la carretera Guadalajara-Colima está la desviación hacia el pintoresco pueblo de Tapalpa, entre curvas ascendentes que poco a poco nos van abriendo el paisaje de evocadoras fragancias de pinos. ¡Ah, Tapalpa, con sus frutas en conserva, capulines, duraznos, guayaba… su queso, su crema, sus tortillas de rico maíz, su carnita con chile, su cabrito…!

Poco antes de llegar a Tapalpa, doblando en un recodo hacia la derecha, está otro pequeño poblado: Tepec, famoso por su “sopa de nuez”.

Recuerdo de niña haber visitado varias veces este lugar, admirando las nogaleras y las casas sencillas, de patios de tierra apisonada, la amabilidad de la gente y, en especial, viene a mi memoria una de estas casas, con un gran patio al fondo, en donde había una gran máquina, semi-mecánica, para partir nueces.

Tepec. Foto: Elba Castro.

Frente a ella nos sentábamos los chiquillos a partir y comer nueces, frescas, recién cortadas. Cuando el momento de la comida llegaba, ya sabíamos que habríamos de paladear una sopa de nuez con caldo de pollo, zanahoria y calabaza, única en la gastronomía de la región.

Pero no es precisamente de la sopa de nuez de la que hablaré hoy, sino de una variante de este platillo: la “crema de nuez”.  ¡Quién la prueba “no la puede jamás olvidar”!

En días recientes, iniciando el año, al llegar a mi trabajo en la radio, me recibió el oficial con un misterioso paquete que me había dejado, en el lobby, una radioescucha. En la tarjeta se leía: “Para que vuelvas a probar la deliciosa sopa de nuez de Tepec”, y firmaba Imelda Larios”. Y sí, el paquete contenía fácilmente medio kilo de nuez fresca, sin cáscara, casi húmeda, en mitades, de un color dorado-seductor que me hizo sonreír por anticipado, al imaginar las delicias que podría cocinar.

Así fue como decidí aprovechar estas nueces para preparar una deliciosa “crema de nuez”. Aquí les comparto la receta, que de hecho es sencilla, para que la sigan, o bien la recreen con los ingredientes que muchas veces, cuando uno ama cocinar, propone la misma creatividad personal.

La receta

Lo primero: en una cazuela ancha con un poco de aceite, freímos media cebolla, dos dientes de ajo, dos jitomates en cuarterones, y una taza rebosante de nueces en mitad, agitando siempre la fritura para que no se nos vaya a dorar demasiado. Al mismo tiempo, por separado, ponemos a hervir una papa grande, también partida en cuatro, hasta que esté muy bien cocida.

Foto: Juan Carlos Núñez B.

Ahora, vamos a mezclar en la licuadora todos estos ingredientes: la cebolla, el jitomate, el ajo, las nueces y las papas y, atención, un ingrediente más, sumamente importante, un chile chipotle, que habrá darle a nuestro guiso un sutil sabor ligeramente provocador. Ya todo muy bien mezclado, tendremos una pasta espesa (a diferencia de otras cremas que suelen espesarse con pan dorado o con harina, ésta NO lleva ni pan ni harina).

En otra sartén colocamos una cucharada de mantequilla y, apenas derretida, vertemos la pasta para sofreírla, siempre agitando muy bien la cuchara (de madera, de preferencia), para que no se nos queme, y salpimiéntamos la mezcla.

Llegó el momento de aligerarla con una taza de leche de almendra (hay quien prefiere leche entera, o bien caldo de pollo). Y para darle el toque final, añadimos una cucharada grande de crema de rancho, y mezclamos.

Ahora sí, a dejarla ebullir y, en cuanto suelte el primer hervor, apagamos la hornilla y la dejamos reposar. ¡Y a disfrutarla, sirviéndola con crotones de pan ajado, de preferencia!

Quienes la probaron el día que la preparé (y más allá de falsas modestias, que por otra parte, ¡ni tengo!), la celebraron diciendo: “Digna del mejor menú de cocina internacional!”.

Eso sí, honor a quien honor merece: La culpa es de las nueces de Tepec…

También podría gustarle

2 Comentarios

  • Responder
    Maura Farias
    16 febrero, 2018 en 10:03 am

    Un deleite escuchar su programa, en especial el día de hoy en el cual… habló de esta suculenta receta!!!!!
    Inmediatamente terminado su programa,.me dispuse a buscarla.
    Ojalá me quede tan rica como la de usted.
    Buen viaje a Colima!!!!!
    L@s escucharemos el próximo lunes!!!!
    Con el favor de Dios.
    Saludos de una fiel radioescucha!!!!

    • Responder
      Juan Carlos Núñez Bustillos
      17 febrero, 2018 en 11:58 am

      Muchas gracias por su mensajes, Maura. Con gusto le haremos llegar el comentario a Yolanda. Saludos cordiales

    Dejar una respuesta