Libros

La FIL, un empacho de libros de cocina

En la Feria Internacional del Libro de Guadalajara la variedad de textos sobre gastronomía es digno de un glotón de letras culinarias

Juan Carlos Núñez Bustillos

Libros de cocina en la FIL. Foto: JCN

Podemos elegir por ingrediente, por región, por país, por época o por tipo de comida. Optar por recetas “rápidas y fáciles”, sumergirnos en profundos ensayos sobre gastronomía o por disfrutar la relación de las artes con la comida. Se pueden pagar 100 pesos por un elegante libro de pasta dura o gastar 800 en un recetario antiguo. Como cada año, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara es un banquete de libros de cocina.

Este bufet no está solo en la sección especial sobre gastronomía que se localiza a la entrada de la Expo Guadalajara, al lado del pabellón de la India, país invitado de este año. A lo largo de los pasillos, uno tras otro, van apareciendo los libros de cocina.

Llama la atención que muchas de las universidades del país editan libros sobre gastronomía. La Universidad Autónoma de San Luis Potosí, tiene, por ejemplo, el “Recetario del Centro de bienestar familiar”. La Universidad Autónoma de Nuevo León ofrece “A la mesa con Rubén Darío”, un libro en el que el escritor nicaragüense Sergio Ramírez documenta las referencias culinarias en los textos y la vida del gran poeta centroamericano.

Índice del Bestiario de Artes de México.

En la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla se encuentra, cómo no, un libro sobre el famoso mole de ese estado y otro que se titula “Bocados de ángeles”, y en la Universidad de Chapingo, especialista en temas agropecuarios, hay una buena variedad de libros sobre quesos mexicanos. Ahí también se encuentra un libro sobre la pitahaya en el arte.

En los puestos de los estados también hay variedad. Chiapas, por ejemplo, ofrece un “Recetario de platillos a base de malanga”, un “Recetario tradicional zoque” y otro libro titulado “Cosmovisión alimentaria tradición y cocina de San Juan Chamula”. En el de Chihuahua se puede comprar un libro sobre los hongos comestibles de la sierra tarahumara y en el de Nuevo León, el libro “Alrededor de las brasas, con sabor a Nuevo León”, un compendio sobre los asados.

En el Fondo de Cultura Económica hay un recetario que lleva por título “Flores para el mal de amores” y en Artes de México las elegantes ediciones de su revista que dedica, por ejemplo, un número al “Bestiario culinario de México” y “Semillas de identidad, 31 alimentos que México dio al mundo”.

Esta variedad es apenas una muestra de una zona de la enorme FIL. Vale la pena ir y empacharse de libros de cocina.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta