Primer plato

Nuestro taco de frijol

Con este texto terminamos la serie sobre este popular alimento que es “saludo, bienvenida, nostalgia de madre, flor de coamil”

Juan Carlos Núñez Bustillos

Taquito de frijol. JCN

El taquito de frijoles es saludo y bienvenida

que se ofrece con sencilla reverencia

y se recibe con discreta algarabía.

Es nostalgia de madre

añoranza de abuelas y tías

Mujer torteadora. Foto: Rubén Alonso

de las mujeres que torteaban

con hábiles manos y sonrisa plena.

Sacramento de la hospitalidad

el taquito de frijoles

es metáfora de alimento compartido

al lado del comal

en la cocina, en casi todas las cocinas,

alrededor de una fogata en el campo

o en la construcción donde una vieja lámina

es el sitio de la comunión.

Taco de frijoles. Foto: JC Núñez.

Es itacate,

desayuno, comida y cena,

es antojo y entremés

plato fuerte, acompañamiento

banquete o sobrevivencia.

Es la actualización cotidiana

del milagro de la multiplicación de los panes

pues nunca falta un taquito de frijol para ofrecer.

Siempre el mismo y siempre distinto

porque cada mano tiene su magia y su sazón inigualables.

Lejano a las pretensiones gourmet

y a las sofisticaciones culinarias

Maíz azul. Foto: Juan Carlos Núñez.

el taquito de frijoles es humilde

y es en la virtud de su sencillez

donde se encuentra plena su grandeza.

El taquito de frijoles es síntesis de la milpa

flor de coamil

maíz, frijol, jitomate, chile

sol, agua y tierra

grandeza de las manos recias que cultivan

y suave sabor de las manos cariñosas

que ponen a fuego lento el nixtamal

Tortilla “infladita”. Foto. Juan Carlos Núñez

para revelar el alma del maíz

que luego amasan y tortean

sin dejar de admirarse

cada vez que se infla la tortilla

con el espíritu del calor y la generosidad.

El taquito de frijol

es sabor que somos

que fuimos, que seremos.

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta