Recetario

Taco de chilaquil

Esta es una deliciosa manera de aprovechar los poquitos chilaquiles que quedaron después de un buen desayuno

Juan Carlos Núñez Bustillos

Taco de chilaquiles. Foto: Juan Carlos Núñez.

Taco de chilaquiles. Parece una redundancia y en algún sentido lo es: tortilla dentro de tortilla. Pero tampoco es estrictamente cierto porque un buen chilaquil no es un simple trozo de tortilla sino una tortilla transfigurada gracias a la magia de la cocina por eso decir que un taco de chilaquiles es un taco de tortilla no es tan exacto. Es cierto que alguna vez el chilaquil fue tortilla, pero no lo es más puesto que ya radicalmente transformada y no hay manera de volverla a su estado original.

Pero el taco de chilaquil además de ser un antojo es un ejemplo del agudo sentido de la justicia de las sabias cocineras y de su cuidado para no desperdiciar.

María Cuevas. Foto: Juan C. Núñez

María Cuevas, una de las mejores cocineras que he tenido la fortuna de conocer, nos preparaba unos deliciosos chilaquiles estilo Michoacán. Cocinaba una espectacular salsa y la guisaba. Cuando llevaba un ratito hirviendo le añadía un huevo y lo revolvía vigorosamente mientras se cocinaba. Luego añadía los totopos que ella misma freía. Eran un verdadero manjar.

Siguiendo al sabio aforismo que dice: “Si no sobra falta”, siempre preparaba bastante para que nadie se quedara con ganas de servirse un poco más. Y siempre sobraba, aunque no tanto como brindar un plato a cada quien.

La solución era simple y nos dejaba felices. Hacía rendir los poquitos chilaquiles que quedaban convirtiéndolos en el relleno de un buen número de tacos. El resultado era también riquísimo.

Si no lo ha hecho, anímese a probarlo. Puede aderezarlos con más salsa picante, queso, crema y hasta cebolla. Eso sí, deben ser unos buenos chilaquiles y una excelente tortilla. De lo contrario no tendrá un manjar sino un masacote. ¡Que lo disfrute!

También podría gustarle

No hay comentarios

Dejar una respuesta