Recetario

Salsa verde para enchiladas o chicharrón

En ocasiones la salsa es un aderezo, pero otras veces, es ingrediente fundamental para preparar diversos platillos

Juan Carlos Núñez Bustillos

Salsa verde. Foto: JCN

En las mesas de los hogares jaliscienses no faltan las salsas. Ni en los puestos de comida, fondas y restaurantes. Normalmente se utiliza como aderezos de diversos platillos, pero en ocasiones las salsas son parte esencial de los platos.

La salsa verde es una de las más populares. Se prepara de las más diversas maneras. En algunas se utilizan los tomates crudos, en otras se cuecen y en algunas más se tateman. Hay quien afirma que se “debe” hacer de una o de otra manera y siempre la elaboran de la misma forma. Yo creo más bien, cada salsa tiene su “vocación”, que hay que preparar y disfrutar la variedad de opciones y no “casarse” con una sola.

Tomates, cebolla y chiles. Foto: JCN

Los tomates verdes o tomatillos tienen un sabor ácido. A algunas personas esto no les resulta tan sabroso y buscan la manera de neutralizar esta acidez (aquí te decimos cómo se puede hacer). A mí me gusta ese toque.

La cebolla, el cilantro y el ajo, suelen ser acompañantes habituales de las salsas verdes. Los chiles pueden ser ancho o chilacate, para dar color. Para añadir picor habrá que incluir también chiles verdes, de árbol, piquín, morita o chiltepín, entre otros que son bravos.

La salsa verde que yo preparé se puede utilizar tanto como aderezo como ingrediente central para preparar enchiladas suizas, huevos rancheros, chilaquiles o chicharrón en salsa verde.

Utilicé 14 tomates verdes o tomatillos, que cocí junto con un diente de ajo, un chile verde y un chile de árbol. Se cuecen en poca agua, apenas la suficiente para cubrirlo. Mientras, puse a desinfectar un buen puño de cilantro y corté un trozo de cebolla.

Una vez que los tomates, el ajo y los chiles se cocieron los dejé enfriar para después molerlos con la cebolla y el cilantro crudos. Sazoné con sal.

Con ella preparé un chicharrón en salsa verde que quedó muy sabroso y, un par de días después, utilicé el resto para cocinar unos deliciosos huevos rancheros.

También te podría interesar

No hay comentarios

    Deja una respuesta