Recetario

Doce recetas de 2020

Como cada año les compartimos con gusto una selección de platos que compartimos durante estos doce meses ¡Gracias!

Jaliscocina

1. Taxtihuil, un mole con camarón

Del libro “Sabores de Nayarit” preparamos esta receta, una de las más de cien que recopiló la chef Alondra Maldonado, que sobre este plato dice: “Es un caldo espeso, que se podría catalogar como un mole. Surge en Mexcaltitán y es común en las familias de los pueblos aledaños. Aquí la receta 

2. Salsa de chile habanero

Salsa de habanero. Foto: Rubén Alonso

“¿A qué huele? A chile, pero no cualquier chile. Su aroma es inconfundible, suave, afrutado, cautivador… es chile habaneroel más picoso de México”. No proviene de La Habana, tampoco es oriundo de Yucatán donde cuenta ya con denominación de origen. Esta es la receta de una familia de Chetumal.

 

 

3. Pastel de garbanzo

Pastel de garbanzo. Foto: Eduardo Mendieta.

“¿Pastel de garbanzo? Sí, así como les digo. Mi primera idea acerca de un pastel así fue creer que se refería a una receta salada. Quizás algo de garbanzo con jitomate y pollo en un quiché, en una empanada, algo por el estilo. Pero… ¿Garbanzo dulce? Era algo muy nuevo para mí. Seguramente porque en Querétaro estamos muy acostumbrados a consumir esta leguminosa con sal, limón y chile”. Aquí la receta.

 

 

4. Pollo almendrado

Pollo almendrado. Foto: Yolanda Zamora.

Al menos cuatro generaciones han preparado esta sabrosa y sencilla receta que debe cocinarse y disfrutarse sin prisas. “Es herencia de mi abuela materna, quien lo solía preparar especialmente en los cumpleaños de la familia. La receta pasó a mi madre, luego a nosotros los hijos y, finalmente, a nuestros hijos”.

 

 

 

 

 

5. Sopa de ombligos

Sopa de ombligos. Foto: JCN

“Con masa de maíz se preparan las bolitas que forman parte de una tradición en la cocina mexicana. Dependiendo de la región se le conoce con diferentes nombres. Por ejemplo, los tíos que venían de Campeche les llamaban “jarochitos”. La tía Andrea, quien vivía en Puebla, los conoció como “textlales” o “texcales”; en casa de mi madre del occidente del país los conocían como bolitas de masa u ombligos”. Aquí la receta.

 

 

6. Cinco recetas para quienes trabajan en casa

Papas al horno. Foto: J.C. Núñez.

Debido a la pandemia, algunos de quienes ahora tienen su oficina en el hogar también tienen que cocinar. Aquí estas opciones que requieren poco tiempo: papas al horno, pan francés, tostada de crema, huevos al horno y una rica botana: cascaritas de papa. Aquí las recetas.

 

 

 

 

7. Chacales

Langostino. Foto: Sergio René de Dios

Los langostinos de agua dulce, también llamados acamayas, se pueden preparar en caldillo, a la diabla o al mojo de ajo. En Jalisco se pueden adquirir sobre todo en pueblos; por ejemplo, en la cooperativa de la presa Tacotán, que se ubica en el municipio Unión de Tula. Ahí los venden vivos. En la Zona Metropolitana de Guadalajara se encuentran por lo regular congelados en el mercado del mar, en Zapopan. Aquí la receta.

 

 

8. Sopa campesina

Sopa de elote, hongos y calabacitas. Foto: JCN

“Para días de nubes y lluvia, esta sopa que se prepara con elote, chile poblano, hongos, calabacita y flor de calabaza. En tiempos de aguas, una casa se guarda con la atmósfera que le viene de la generosidad de la naturaleza y con lo que se haya sembrado con el sol a plomo de los meses anteriores. En el suelo mexicano, las casas se perfuman con la mixtura de los sabores de una sopa campesina tan sencilla como deliciosa. Aquí la receta.

 

 

 

9. Un pico de gallo diferente

Pico de gallo. Foto: Eduardo Mendieta

En Acámbaro, Guanajuato, este plato no equivale a la “salsa mexicana”. Es, en cambo, una receta con tomatillo verde y chile ancho. “El pico de gallo es una receta familiar ya que mi mamá recuerda que la hacía su abuelita para el almuerzo y después la retomó su mamá de igual manera para la primera comida del día acompañado de frijoles y tortillas del comal”. Aquí la receta.

 

 

10. Enfrijoladas

Enfrijoladas. Foto: Marisa Núñez.

En estos días de encierro por la pandemia, incertidumbre y escasez hay que economizar, hay que prever, hay que ahorrar lo más posible y ser más conscientes de qué y cómo comemos, pero todo esto no significa dejar de comer rico.  Las enfrijoladas son una excelente opción pues son baratas, se hace con ingredientes que casi siempre se tienen a la mano, son nutritivas, llenadoras y les gustan a todos. Es uno de esos platillos que de tan común y corriente se nos olvida que es un verdadero manjar. Aquí la receta.

 

 

11. Los tallarines del abuelo Rosetty

Tallarines con carne. Foto: JCN

“Cuando llegábamos a casa de mi abuela, ella solía preparar uno de sus platillos favoritos. En voz bajo nos confesó a mi hermana y a mí (que sólo teníamos seis y cinco años) que ese guisado se lo enseñó mi abuelo don Francisco David Rossetty quien era de ascendencia italiana”. Aquí la receta.

 

 

 

12 Tortilla con sal

Taco de sal. Foto: Juan Carlos Núñez

“Para disfrutar este gran secreto culinario del universo hay que formarse en la fila de la tortillería y esperar el gran momento. El primer paso es desplazarse, a pie, hasta la tortillería favorita cargando, un trapito para envolver las tortillas. Luego hay que hacer la fila como buen vecino, y mientras se espera: escuchar con mucha atención el chirriar de la máquina y aspirar ese maravilloso aroma de las tortillas recién hechas que emana de la tortillería. Este es un punto importante porque es justamente ese olor el que impregna de anticipación nuestra imaginación”. Aquí la receta

 

También te podría interesar

No hay comentarios

    Deja una respuesta